sábado, 25 de enero de 2020

The Book of Qualities y la liminalidad

The Book of Qualities, de J. Ruth Gendler, es un caso interesante de liminalidad literaria, es decir, cuando un texto queda entre dos o más géneros distintos.

Recuerdo que conocí ese libro el año pasado porque una de mis estudiantes lo andaba buscando desesperadamente y no lo encontraba. Cuando me lo describió, dijo que era un libro que hablaba sobre las diferentes emociones humanas.

"¡Ah, es de autoayuda entonces!", le dije yo mientras intentaba formarme una idea del tipo de libro.  Ella negó con la cabeza e, indecisa, me respondió que el libro era más bien ficción.  Retrataba cada emoción, positiva o negativa, como un personaje, con sus gustos, virtudes y defectos. Incluso algunos interactuaban.

El contenido del libro me pareció interesante, aunque todavía no entendía bien de qué trataba exactamente. ¿Y para qué describía a las emociones? ¿Daba moralejas o algo? 

Al final, lo leí.  Fue tal como me lo describió mi estudiante. Debo decir que, si tuviera que enmarcar la obra en un solo género literario, no quedaría del todo satisfecho.  Es ficción, sí, pero también alegoría. Y aunque no tenga enseñanzas directas, su intención pragmática resulta evidente. 

No es mi tipo favorito de lectura, pero es una buena lectura de todos modos, especialmente si se lee en una tarde lluviosa, o cuando el día se vuelve noche o viceversa: es un libro liminal.

lunes, 16 de diciembre de 2019

Ciberliteratura, videojuegos y literatura (2.0?)

En estos momentos me encuentro colaborando con una investigación enfocada en las formas en que la literatura y los juegos de video retratan (o, mejor dicho, manifiestan) las enfermedades mentales.

Fue así como el investigador principal y mi persona dimos con el juego Hellblade: Senua's Sacrifice. De hecho, aquí podemos ver el anuncio de la segunda parte:



Este artículo en inglés detalla el impacto que ha tenido este juego. Como se puede notar, el videojuego ha logrado plasmar de una forma muy profunda la realidad a la que se enfrentan quienes sufren de enfermedades mentales, concretamente en este caso la psicosis.

Es muy interesante que, al final del video de la conferencia a la que el artículo se refiere, varios testimonios indican que nunca habían visto un retrato tan exacto de su condición mental como el del juego.  Indican que "ningún poema, libro o película" había logrado antes tanta exactitud al plasmar la realidad de las enfermedades mentales.

Lo anterior me remite al papel de la literatura como promotora de empatía y me hace reflexionar sobre las posibles causas de su aparente fracaso al presentar las enfermedades mentales.  ¿Será acaso que dicho tema es todavía un tabú o no es políticamente correcto? ¿Será que las casas editoriales no encuentran el valor (monetario) de dicho tema? ¿Será que los autores se hallan en la actualidad demasiado ocupados escribiendo sobre sus propias vidas como para prestar atención a temas como este? ¿Es posible que el tema de las enfermedades mentales, al igual que el de la vejez y la masculinidad, entre otros, no se halle en la lista de prioridades de la agenda política actual, esa que influye en el sistema de las publicaciones?

¿Y qué dice la academia sobre todo esto? ¡Me pareció bastante decepcionante que al investigador del proyecto en el que colaboro le cuestionaran la relevancia de los videojuegos para el estudio!  ¿Es que no se dan cuenta de que los juegos de video dejaron el estilo de Super Mario Bros o Pac-Man hace bastante tiempo ya?

De hecho, hay juegos de video que funcionan perfectamente como cibertextos de una literatura 2.0.  Hellblade es un ejemplo muy claro. ¿Cuándo irá la academia a reconocer el valor literario de estas obras?

Todas estas ideas, y algunas más que se desprenden de ellas, conforman un buen punto de partida para la reflexión.

jueves, 14 de noviembre de 2019

¡Hasta la vista, maestro Harold Bloom!

El 16 de octubre de este año falleció una de las figuras más influyentes de la crítica literaria moderna: Harold Bloom.

Para todos los que trabajamos en crítica literaria, es imposible ignorar las posturas de Bloom, independientemente de nuestro rechazo o aceptación de ellas.  Bloom siempre abogó por la estética de la literatura sobre cualquier otra dimensión del texto, lo cual convirtió sus ideas en el blanco de los ataques de las escuelas críticas posmodernas.  Él, por su parte, agrupó el marxismo, el feminismo, los estudios multiculturales y el neohistoricismo en la categoría que llamó "Crítica del Resentimiento".

Entre sus obras, destaca El canon occidental. En dicho libro, Bloom recopila las obras literarias que, debido a su superioridad estética, merecen ser recordadas.

Venerado por muchos y odiado por muchos otros, Bloom siempre defendió su postura crítica. Su partida sin duda dejará un vacío en la academia, ya que, sin importar lo que pensemos de su trabajo, él fue un gran maestro y de algún modo nos enseñó a todos.


Harlold Bloom en el Show de Charlie Rose. Crédito: Camarógrafo del programa: https://www.youtube.com/watch?v=iovdjZi4xTI&t=622s