lunes, 9 de agosto de 2021

La pandemia y las estafas (continuación)

No pasó mucho tiempo desde mi última publicación (la de las estafas) para que me llamaran funcionarios "del banco X".  Querían informarme que, debido a la pandemia, "todas las cuentas habían cambiado".  Para un toque mayor de autenticidad, el "funcionario" agregó "como usted lo sabrá bien", justo después de mencionar lo de los cambios en las cuentas producto de la pandemia (¿Qué tiene que ver lo uno con lo otro?)

De forma muy vehemente, el respetable señor me indicó que no me pedirían información personal. Debo admitir que este se escuchaba mucho más profesional que el que me había llamado antes, quien a todas luces sonaba como un preso.

Le dije que era muy amable por la llamada y que no se preocupara porque yo iba a gestionar todo a través de mi jefatura administrativa.  Eso lo desarmó por un instante, pero dos segundos después se recompuso y volvió a la carga:

"¿Sabe usted que este trámite debe hacerse hoy? No puede esperar", me aseguró.

Yo le dije "Justamente por eso le voy a colgar y voy a contactar a mi jefatura. Que tenga un buen día." y corté la llamada.

No era la estafa del Covid, pero por lo visto los criminales están mejorando sus técnicas.  Este funcionario del centro de llamadas para estafas estaba mucho mejor entrenado y gozaba de una conexión estable, lo cual me hace pensar que no estaba en la cárcel.  

¡Hay que tener mucho cuidado!

lunes, 19 de julio de 2021

La pandemia y las estafas

Con los cierres comerciales, las restricciones sanitarias y la migración al teletrabajo, los criminales también han cambiado su modelo de trabajo.  Ahora las estafas se han vuelto mucho más frecuentes, ya sea por medios telefónicos o electrónicos.

Recuerdo que por allá de los años 90, los correos electrónicos con el asunto "Felicidades! Se a ganado la lotteria de Microsoft!! (sic)" eran muy frecuentes (yo ganaba esa lotería al menos una vez por semana).  Después vinieron los correos con archivos maliciosos...

Ahora, al menos en mi país, los estafadores se actualizaron y, después de toda una labor de inteligencia y minería de datos, llaman desde las cárceles o reclutan personal fuera de ellas para instalar "call centers".  Sí, centros de llamadas con el único objetivo de robarnos nuestro dinero.

Mucha gente ha sido víctima de estos malhechores.  Yo mismo ya he recibido varias llamadas de ellos, que se intentan presentar como empleados del banco o de alguna institución gubernamental.  Aparentemente, el modelo más nuevo es el de hacerse pasar por funcionarios del Ministerio de Salud, por lo de la vacuna del Covid-19.

Veremos cuánto tiempo transcurre hasta que me llamen...



miércoles, 28 de abril de 2021

El Día del Libro y el amor por la lectura

"¿Cómo le enseño a mis hijos el amor por la lectura?", preguntan muchos padres de familia...

"¿Cómo le enseño a mis alumnos el amor por la lectura?, preguntan muchos maestros...

Mi pregunta para ambos sería:

¿Ustedes aman la lectura?

Los niños aprenden más con el ejemplo de los adultos que los rodean que con las palabras o con cualquier otra estrategia.  Si usted nunca toma un libro, si sus hijos o alumnos nunca ven a su papá, mamá, maestra o maestro inmersos en las páginas de un libro, difícilmente van a querer leer.  Mucho menos si lo que ven es a todo el mundo embebido en su teléfono celular.

"¡Pero yo leo en mi celular! ¡Tengo una gran colección de libros en .pdf y los leo ahí!", dirán no pocas personas...

Correcto, ¿pero le enseña usted a su hijo o hija a leer desde el dispositivo móvil o ellos lo usan para toda la otra gama de actividades posibles con él?

"¡Ellos leen cuando chatean en las aplicaciones de mensajería!"

Cierto. Aunque ese tipo de lectura difícilmente ayuda a desarrollar habilidades cognitivas profundas, pues la costumbre es escribir o leer mensajes muy reducidos. Recordemos: para los más largos la tendencia es enviar archivos de audio.

La lectura es una actividad anti natural en el ser humano.  Es una disciplina que, al igual que nadar, andar en bicicleta o cocinar, debe aprenderse y practicarse si uno desea dominarla. Es de suma importancia contar con un buen ejemplo, ánimo y alguien que haga las veces de mentor.

Es muy difícil que los libros hagan todo el trabajo por ellos mismos.  Por otra parte, hay muchas personas que dicen fomentar la lectura pero en realidad persiguen objetivos económicos. Muchas de esas personas no moverían un dedo si se trata de fomentar la lectura en un solo niño, y menos si es pobre y no puede pagar.

¡Mis respetos a todos los padres, madres y personal docente verdaderamente comprometidos con forjar el hábito de la lectura!

¡Muchas gracias por su esfuerzo!